Noticias

Confiar, un camino de juntanzas

Confiar, un camino de juntanzas

de Escuela Confiar -
Numero de respuestas: 0

Confiar, un camino de juntanzas


Escrito por Amalia Moncada, Fundación Confiar


Ante las circunstancias que se han dado con esta pandemia del Coronavirus, en la que se instaura en nuestros imaginarios el mandato de estar aislados, ya que estar juntos nos pone en peligro; en Confiar hemos optado por fortalecer e insistir en espacios de Juntanzas, un llamado para estar juntos a partir de la confianza y la solidaridad con el fin de mantenernos unidos desde la palabra, el pensamiento y la acción.


Gente Confiar

Este llamado lo hacemos desde la experiencia, pues nos hemos construido desde las juntanzas, económicas, políticas, sociales y culturales en las que por más de 45 años hemos caminado, resistido e insistido por la búsqueda de otros mundos posibles; manteniéndonos en todos los tiempos y ante muchas circunstancias, convencidos de que juntos y juntas es mejor y rinde más.

Las juntanzas en Confiar, iniciaron en 1972 cuando 33 trabajadores de SOFASA, reuniendo $15.000 pesos, iniciaron este proyecto del que hacemos parte hoy 184.959 personas asociadas y 149.769 ahorradoras y que, con el apoyo y respaldo de todas estas personas, en el año 2019 logramos generar $10.128 millones de excedentes, $213.642 millones de patrimonio, y aportes sociales que ascendían a $138.669 millones.

16 años después llegó la juntanza entre los territorios: en el año 1984, 39 trabajadores dieron vida a la cooperativa en Duitama - Boyacá, lo que llevo a pensarse este proyecto cooperativo desde el ámbito nacional; de esta manera hoy podemos decir que estamos presentes en seis departamentos y en la capital del país, con la presencia de 52 agencias.

Otra juntanza muy importante ha sido la de la estética, la ética, la filosofía, la política y la economía, como saberes de la humanidad que en Confiar han sido representados por muchas personas, algunas de ellas: Oswaldo León Gómez, Adriana Quiroz, Adiela Trejos, Elizabeth Castaño, Dora Luz Hurtado, Sofia Lema, Carlos Sanchez, Carmenza Peralta, Elizabeth Sanabria, Martha Restrepo, Jhon Sosa, Joaquín Suarez. Estas personas escribieron a varias manos el inicio de la historia de este proyecto, y durante años desde la conversación, lograron la construcción del pensamiento solidario de Confiar, el cual hoy renovamos, promovemos y hacemos visible y posible desde la forma de estar, hacer, y decir, también con las voces de más de 700 trabajadores y trabajadoras que aportamos en el hacer cotidiano de la Cooperativa.

Aquí puedes descargar el libro de los 45 años de Confiar donde puedes conocer aún más sobre esta historia: Confiar una conquista solidaria

Ante las diversas crisis, han sido únicamente las juntanzas de la alegría, la confianza y la solidaridad las que nos han salvado, ejemplo de esto es la creación del Bazar de la Confianza, que nace en 1999 bajo el panorama de crisis financiera que golpeaba fuertemente al país y que generaba mucha incertidumbre económica; Confiar, junto al apoyo de organizaciones amigas, logramos juntas un espacio para la celebración de la confianza, en la que en compañía de 1.600 personas dimos un mensaje contundente al sistema capitalista, el cual nos puede arrebatar muchas cosas, menos la esperanza y la alegría de construir juntos y juntas. 

Hoy seguimos celebrando esa posibilidad; en el bazar realizado en el año 2019 en Antioquia, nos acompañaron más de 22.000 personas, de estas más de 1.600 con su trabajo hicieron posible la puesta en escena de 120 actividades en 9 horas de programación. En el caso de Boyacá en el año 2018, 13.000 personas disfrutaron de cerca 160 propuestas que fueron posible gracias al trabajo de por lo menos 650 personas.


Bazar Confiar

La juntanza del capital solidario hizo posible que en el 2005 naciera el Programa de Becas, en el que han pasado 3.950 personas, con una inversión de $12.564 millones. Jóvenes y adultos, que además de recibir un apoyo económico para apoyar sus estudios, han tenido la posibilidad de conocer otras realidades fuera de la academia, juntarse en grupos de estudio, en encuentros juveniles, en tiempo solidario con organizaciones del territorio; hacer parte de la vida cotidiana de las Agencias de Confiar y de la vida política, social, cultural y económica de la Cooperativa.

En el 2009, luego de haber hecho algunos pinitos en el área de vivienda, llega la incorporación de CREAR (entidad que financiaba viviendas a sectores populares en Bogotá) a Confiar, una juntanza que trajo consigo nuestra expansión en la capital del país y la apuesta decidida en el tema de vivienda, que para el 2014 se consolida con la creación de Sólida Vivienda y hábitat Solidaria. Son muchísimas familias que se han beneficiado del camino construido desde el crédito hipotecario y el apalancamiento que Confiar brinda a empresas de construcción, en el año  2019  se realizó colocación de vivienda por más de $57.574 millones, beneficiando a 1.137 personas.

Hay juntanzas que han sido constantes durante estos 48 años como aquellas que hacen referencia a la relación intergeneracional, la cual ha significado la apuesta de jóvenes, adultos, niñas y niños, como festivales de pintura, ahorro escolar, programa Arcoíris (programa de promoción del ahorro infantil), En-claves Juveniles, Escuela Confiar, Confiar en la Cultura, Contactos con la Naturaleza, y muchos otros programas, que promueven la construcción y renovación continua del proyecto cooperativo, garantizando la sostenibilidad del capital material e inmaterial que se ha logrado consolidar. Muestra de esta relación es que al cierre de diciembre de 2019 contábamos con 10.362 menores de edad como ahorradores, 24.922 personas Jóvenes asociadas a Confiar, y 39.455 ahorradoras.


Encuentro Nacional de Juventudes Confiar 2019

Lo anterior es tan solo una muestra de todas las juntanzas que han mantenido vivo el proyecto Cooperativo de Confiar, pues son muchas las que quedan por mencionar en esta historia de 48 años, no solo dentro de Confiar, sino también desde aquellas que existen en los territorios y en las cuales hemos hecho parte: Fomentamos, entidad dedicada a las microfinanzas para vendedores informales en Medellín y Bogotá; Maestras y Maestros gestores de Nuevos Caminos, programa que durante más de 20 años ha mantenido la reflexión en torno a la educación; el Premio Jorge Bernal, que promueve la investigación social con proyectos que contribuyen al desarrollo rural, la construcción de paz y a la transformación de vidas; todo un proceso alrededor de la defensa del agua; la apertura y consolidación de espacios culturales, realización de festivales, ferias y fiestas del libro; agremiaciones cooperativas, y muchas más acciones en estos sentidos.

No nos hemos juntado de cualquier manera, lo hemos hecho desde el convencimiento de que el ser humano está en el centro de la economía y que por esto la intermediación financiera no es el fin, sino un medio para proponer herramientas que posibiliten mejores condiciones de vida en los entornos que habitamos, procurando que el dinero circule de manera solidaria y genere riqueza colectiva. Nos hemos juntado convencidos de que sí es posible la transformación desde acciones cotidianas y haceres comunes, a través del arte, la cultura, la educación, la economía y la política. 

Por eso hoy desde nuestra experiencia y resultados, queremos invitarles a que continuemos haciendo juntanzas en todas partes, porque hoy necesitamos acercarnos, abrazarnos, generar sinergias y romper las barreras de tiempo y espacio. 

Hoy en día requerimos juntanzas de artistas, campesinos y campesinas, trabajadores y trabajadoras, mujeres, hombres, niños y niñas, personas jóvenes y adultas. Necesitamos juntanzas que superen nuestros credos, etnias, condición sexual, clase social. Esperamos que nos una la necesidad de generar posibilidades para una vida digna, esa que merecemos todas las personas y por la que luchamos, insistimos y resistimos tantas organizaciones sociales y personas en el país y el mundo. 

Esta es una invitación a que la confianza y la solidaridad sean el antídoto para el virus de la apatía, el egoísmo, la individualidad, el sálvese quien pueda, la división y la desinformación. Estos también son virus que nos quieren contagiar con el fin de debilitar nuestras búsquedas del Bienvivir. Necesitamos mantener vivos y fuertes muchos proyectos como Confiar, para que estas búsquedas sean posibles.